En San Juan del Río, Querétaro se hallará un lugar de gran interés turístico. Es un destino célebre por su notable dinamismo industrial y por su gran cantidad de monumentos que han sido restaurados recientemente. Nos ofrece además un conjunto de lugares de especial valor histórico para comprender los avatares sociales de la región, mismos que alguna vez integraron el famoso Camino Real de Tierra Adentro, ruta considerada como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. Este destino es solo uno de los muchos que pueden visitarse en México durante un periodo de asueto. En lo que sigue les comentaremos algunos otros tips vacacionales para disfrutar México.

Sin dejar el entorno queretano les sugerimos viajar hasta Cadereyta, en las proximidades de Tequisquiapan y de la Sierra Gorda. Cadereyta es un diminuto pero fascinante Pueblo Mágico que brinda a los visitantes paisajes rurales de gran belleza, un notable jardín botánico y un hermoso conjunto arquitectónico sacro de color ocre y rojo.

No menos grato resulta pasear por Tequisquiapan, otro formidable Pueblo Mágico de Querétaro. Se trata de una población que cautiva a los visitantes por la pureza natural de su entorno y su campirano ambiente. Emprender recorridos por sus empedradas calles nos permite conocer pintorescos mercados, galerías, restaurantes y tiendas de artesanías. También es interesante conocer sus ranchos especializados en la producción de queso, balnearios y reconocidas casas vitivinícolas.

Conviene mencionar que los destinos queretanos más famosos cuentan con opciones de hospedaje de magnífico nivel, con todos los servicios para garantizar la mejor estadía de los turistas nacionales y extranjeros. Varios de los hoteles en Querétaro son comparables por su excelencia turística a los mejores hoteles en Guanajuato.

Una comunidad mexiquense de gran proyección turística que tiene un encanto similar a los Pueblos Mágicos queretanos es Acolman. Considerado como uno de los llamados Pueblos con Encanto más representativos, esta comunidad es justamente célebre por su notable creación artesanal de piñatas y su antiguo convento conventual. Este último es una obra maestra de arquitectura sacra que tiene aspecto de fortaleza, por haber sido construido de esta manera, para ofrecer defensa a los religiosos que habitaban el edificio ante las acechanzas de los indígenas locales.