La Colonia Condesa comparte un ambiente grato y de gran valía cultural, con otras zonas de la capital mexicana. Ese es el caso de San Ángel y Coyoacán. Son barros colmados de magia e historia, que cautivan a quienes los visitan. Apenas después de la conquista, el actual San Ángel era apenas una pequeña población conocida como Tenanitla, en donde los frailes carmelitas y dominicanos se establecieron, luego de la caída del imperio azteca. El nombre de San Ángel lo obtuvo en el siglo XVII, cuando fue fundada la escuela y convento de San Ángelo Martir. Como dato curioso, el nombre oficial de San Ángel es Villa Álvaro Obregón, el cual, muy rara vez se usa ya.

Coyoacán, por su parte, era también una comunidad rural bastante separada de la Ciudad de México. El crecimiento urbano ha ido incorporando cada vez más este barrio mágico a la metrópoli, pero aún preserva mucha de su arquitectura colonial. Coyoacán ha sido el sitio de residencia de escritores y artistas como Diego Rivera, Frida Kahlo, y León Trotsky. Las antiguas casonas y residencias que tienen Coyoacán, San Ángel y la Colonia Condesa, se incluyen entre sus principales atractivos. También lo hacen, sus varias galerías de arte y cafeterías.