Es interesante conocer acerca de la historia de los lugares que uno visita o tiene planeado visitar. En lo que se refiere al área Roma-Condesa, hay varios antecedentes poco conocidos, que merecen ser rescatados. De acuerdo a la tradición, la colonia Romita es el antecedente directo de la Colonia Roma. En los tiempos prehispánicos la Romita se hallaba en los bordes del islote de Tenochtitlán y justo allí se levanto el barrio de Aztacalco. Parcó a uno de los primeros párrocos que hubo en el lugar, el paisaje era muy parecido a un paseo de cipreses en Roma, Italia. A inicios del siglo XX, walter Orrin, dueño de un famoso circo, compró un terreno denominado como Potreros de Romita y allí edificó una moderna colonia, de acuerdo a esos tiempos. Los nombres de las calles de tal colonia, corresponden a las ciudades mexicanas donde el circo tuvo más éxito en sus presentaciones.