Estadísticas recientes señalan que, 6 de cada 10 personas que visitan la Ciudad de México, en la Semana Santa, lo hacen para desarrollar actividades religiosas. De hecho, las vacaciones de Semana Santa constituyen uno de los periodos de mayor provecho turístico en la capital mexicana. Muchas personas, habitantes de la Ciudad de México, gustan de aprovechar tal periodo de asueto, que finalizará el próximo 27 de abril, para desarrollar actividades de diversión y esparcimiento. Se ha calculado que 57 por ciento de los turistas que llegaron a la Ciudad de México en Semana Santa, acudieron a algún templo católico, o a algún evento vinculado a las tradiciones de la Semana Mayor. La representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa, congregó a un gran número de turistas y citadinos interesados en esta tradición religiosa, dejando una derrama económica superior a los 1,920 millones de pesos, una ocupación hotelera de más del 75 por ciento y la visita de unos 480 mil turistas. Es de hacer notar que no solamente en Iztapalapa se efectúan importantes actividades religiosas, en la Ciudad de México, sino también en muchos otros puntos de la capital como los barrios de la Candelaria y los Reyes en Coyoacán.