Teniendo como permanente centinela el impresionante Cerro del Tepozteco y con antecedentes históricos capaces de cautivar a los visitantes más exigentes, este Pueblo Mágico de Morelos hechiza a los turistas con su cálido ambiente y la especial mística que se percibe en su entorno. Se trata de Tepoztlán, uno de los destinos morelenses más admirados, al cual se puede llegar con el deseo de tener abundante meditación y descanso, pero también intensas aventuras relacionadas con el turismo de naturaleza. Conozcamos algunos otros consejos turísticos para visitar Tepoztlán.

Si hay algo que merezca ser ponderado de Tepoztlán, además de sus festividades típicas, es su referente paisajístico principal, el imponente Cerro del Tepozteco. En su cima se hallará una pirámide que fue edificada hace ocho siglos por los indígenas Xochimilcas. En los días del México Precolombino este sitio fue un relevante santuario religioso al cual acudían numerosas personas en masivas peregrinaciones. Incluso en nuestros días los hoteles de Tepoztlán se ven colmados en varios periodos del año, con visitantes deseosos de cargar energías interiores en la pirámide del Tepozteco.

Pero en este Pueblo Mágico del estado de Morelos también destaca por el Templo y Ex Convento de la Natividad. Edificado en el siglo XVI por los religiosos dominicos, a mediados de la década de 1990 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. No menos interesante es el Museo Carlos Pellicer, mismo que cuenta con una estupenda colección de arte precolombino. Vale la apena aprovechar la estupenda oferta de alojamiento que nos brinda esta comunidad morelense, con hoteles baratos de gran calidad, para pasar un fin de semana en este rincón provincial y conocer el Parque Nacional El Tepozteco, excelente para admirar variadas especies de animales y plantas de la región.

No lejos de Tepoztlán se hallará la pintoresca población de Amatlán. Allí se encuentra el Museo Comunitario Carmen Cook, recinto que tiene una relevante colección de piezas prehispánicas. También es un sitio magnífico para disfrutar de paseos a caballo y para conocer antiguas leyendas, una de las cuales relata que en ese lugar nació el rey Quetzalcóatl, quien fuera señor de Tula.