Localizado en el sureste del Centro Histórico de la Ciudad de México, el Mercado de Jamaica está considerado como uno de los mercados tradicionales más pintorescos y valorados de la capital del país. Además, es el centro de abasto de mayor relevancia en el Distrito Federal. Date un tiempo para conocer el fin de semana, el tradicional Mercado de Jamaica.

El mercado que les comentamos está integrado por tres grandes naves que comprenden toda una esquina en las calles Congreso de la Unión y Avenida Morelos. Abierto por vez primer en la década de 1950, formó parte de una iniciativa de modernización de la capital y sus mercados públicos. Y aunque se especializaba en la venta de abarrotes y diferentes clases de carne, el Mercado de Jamaica también se hizo popular por sus más de 1,100 puestos de venta de flores, plantas de ornato, arreglos florales y macetas variadas. Actualmente los visitantes del Mercado de Jamaica pueden hallar más de 5 mil variedades de plantas y flores, además de una extensa oferta de verduras y frutas.

En otros tiempos el Mercado de Jamaica era un espacio comercial organizado por sembradores y campesinos de Tláhuac, San Gregorio, Mixquic y el pueblo de la Magdalena Mixhuca. Cuando existía el enorme canal que vinculaba varios puntos de la Ciudad de México, al mercado de Jamaica llegaban balsas rebosantes de flores, con el propósito de comercializarlas.

El Mercado de Jamaica abre los 365 días del año, las 24 horas del día. Por supuesto se trata de un lugar lleno de tradición y de folclor, en donde se puede tomar un excelente paseo de fin de semana, comprando flores y distintos productos, así como también degustando ricos antojitos mexicanos, como pozole, birria o carnitas.

En el Mercado de Jamaica los aficionados a las flores y la jardinería tienen la opción de adquirir preciosos ejemplares de maracas, gerberas, liatres, lilis, tulipanes y orquídeas entre varias más. No podían faltar por supuesto las rosas y otras especies mucho más exóticas y cautivadoras. En 1957, el Mercado de Jamaica, junto con el Mercado de Sonora, se perfilaron como los ejemplos de modernización más importantes de los mercados populares en la capital del país, hasta ese momento.

Hoy en día, en cambio, destaca justamente por lo contrario, ya que parece ser un oasis en donde se puede respirar el ambiente de un México más tradicional, mismo que hace mucho tiempo dejamos atrás.